La industria creció 5,9% en agosto, pero las pymes aún están marginadas

El Indec mostró un nuevo repunte de la actividad industrial, que en el mes de agosto creció 5,1%, y empujó así en 1,4% la actividad en la suma de los ocho meses del 2017. La suba se debió gracias al registro positivo en las manufacturas metalmecánicas, en los metales básicos, minerales no metálicos y refinación de petróleo. Pero el andar positivo se mantiene heterogéneo en las fábricas y las pymes lamentan el efecto tardío para el sector.

 

Según el organismo oficial, en la comparación interanual durante agosto se observaron subas en las industrias metalmecánica -excluida la industria automotriz- (20,2%); metálicas básicas (19%); de minerales no metálico (8,6%); automotriz (7,1%), y la de refinación del petróleo (6,4%). También registraron alzas la producción de caucho y plástico (5,3%); tabaco (5%); edición e impresión (4,5%), papel y cartón (3,7%), y la industria química (0,5%), según consigna DiarioBae.

 

La siderurgia creció 19% en agosto frente al mismo período del año pasado y desde enero avanzó 5,3 por ciento. La fabricación de acero mejoró 21,6 por ciento en el mes y la de aluminio 9 por ciento.

 

En el acumulado de los primeros ocho meses, el Estimador Mensual Industrial (EMI) registró un crecimiento del 1,4% al compararlo con el mismo período del año anterior. De este modo, los cuatro primeros meses del año fueron negativas y los cuatro restantes tuvieron resultados positivos: mayo, con el 2,7%; junio, 6,6%; julio, 5,9% y agosto, 5,1%.

 

En esta misma comparación, el mejor resultado lo obtuvo la industria metalmecánica con un aumento acumulado del 8,5%, seguido por el rubro automotriz con el 6%; las industrias metálicas básicas con el 5,3% y los productos minerales no metálicos con el 3,5%.

 

Hubo otros sectores que en agosto mostraron bajas: las industrias alimenticia (2,6%) y textil (2,3%). Dentro del sector alimenticio, los rubros que terminaron en alza fueron: carnes rojas (5,2%), azúcar y productos de confitería (1,4%) y yerba mate y té (1,4%). Pero, por el contrario, los sectores que registraron bajas fueron: productos lácteos (5,5%); bebidas (4,5%); carnes blancas (2,6%) y molienda de cereales y oleaginosas.

 

En el acumulado enero y agosto, la industria alimenticia presenta una disminución de 0,3% con relación al mismo período del año pasado. Entre enero y agosto respecto de igual período de 2016, también continúan en territorio negativo los siguientes segmentos: textil con el 12,4%; refinación del petróleo y productos químicos con el 0,9% en ambos sectores y la industria alimenticia, con el 0,3%.

 

A pesar de este movimiento positivo, las pymes del sector se mostraron alarmadas porque el efecto positivo “aún no genera actividad” para las fábricas chicas. Sucede que el “efecto derrame” aún no logró bañar de crecimiento a la cadena de valor que están asociadas a las grandes firmas manufactureras.

 

“Las cosas parecen que mejorarán pero la realidad es que el consumo interno y la capacidad instalada aún siguen en funcionamiento marginal”, se lamentó un industrial que integra la Junta Directiva de la UIA, que prefirió el off the record.

 

Share Button