Carrocerías Lucero posterga la mudanza a un parque industrial hasta que aclare el panorama

Somos un sector con mucho dinamismo en la creación de empleo”, dice el socio gerente, Héctor Rossi. La empresa está trabajando con pedidos tomados pero ya piensa en el mediano plazo. La firma Lucero tiene una larga tradición en el sector carrocero nacional. Desde Rosario, fabrica minibuses y ómnibus de un piso que circulan por rutas y calles de todo el país. Al igual que otras firmas del sector, en los últimos años vino atravesando un proceso de crecimiento, con inversiones, ampliaciones y toma de personal.

 

Pero la apertura del mercado y la crisis en un competidor de fuste como Brasil la obliga ahora a poner el freno de mano. De hecho, la empresa tenía comprado un lote en un parque industrial para trasladar las instalaciones que hoy funcionan sobre calle Uruguay al 3400 en la zona de Rosario, pero decidieron postergar ese paso hasta tanto aclare un poco el panorama.

 

“Lo dejamos stand by en función de cómo está el mercado. Hasta ver qué sucede”, dijo en diálogo con Ideario Metalúrgico el socio gerente de la empresa, Héctor Rossi. Carrocerías Lucero es una empresa familiar con 40 años de historia. Al comienzo se dedicaban a la reparación y reforma de unidades terminadas, pero con el tiempo fueron incorporando otras etapas y luego del quiebre económico en 2002 se dedicaron de lleno a la elaboración de unidades nuevas.

 

Hoy Lucero tiene presencia de sus productos en todas las provincias, incluso Tierra del Fuego. “Nuestros proveedores son locales, en su mayoría de la región, y algunos de Buenos Aires, no somos importadores de materiales”, cuentan orgullosos.

 

Actualmente están trabajando con las instalaciones no a pleno, pero produciendo tres modelos de unidades, principalmente la línea de minibuses para turismo y servicio charter, que sirven para traslado de personal, además de las unidades de media y larga distancia, y el modelo “Pampa” para turismo de un solo piso. “No fabricamos unidades de doble piso. Hemos logrado acuerdos con las concesionarias y trabajamos con todas las líneas. Con Mercedes Benz, Agrale, en minibuses y media distancia. Con Volkswagen también, que está haciendo una gran apuesta por entrar en el mercado”, describen.

 

Si bien por el momento sostiene la actividad, mirar alrededor los obliga a pensar en le mediano plazo y allí es cuando no ven las cosas fáciles de sobrellevar. “Brasil hoy es una amenaza importante dado la crisis por la que está pasando y a eso hay que sumarle la apertura económica de nuestro país. Ya se lo hemos hecho saber a la secretaría de Industria, porque hay preocupación mas allá de que unas u otras hoy estamos con cierto grado de actividad”, analiza Rossi.

 

La promesa de importantes funcionarios a nivel nacional de que los buses iban a estar incluidos dentro de las licencias no automáticas, significó un alivio importante, pero aun así piden que se instrumenten otro tipo de medidas.

 

“Ya se empieza a notar una caída en la demanda y una retracción importante. Por lo general las empresas están postergando la compra de nuevas unidades”, sostuvo el empresario. Sin embargo y pese al complicado panorama Rossi elige sostener una visión positiva: “Hay que tratar de adaptarse, ser eficiente y dar la lucha todo lo que se pueda”, concluyó.

lucero2

Share Button