Indiv se la juega a seguir exportando y busca meterse en nuevo nicho

En su programa de visita a empresas, AIM visitó de la mano de su director ejecutivo Matías Gorosito, la firma Indiv, con sede en el Polígono Lagos.

Indiv, la empresa dedicada a la producción y ensamble de estructuras y sistemas de automatización para la avicultura y porcicultura viene de atravesar un complicado 2013. Con muchas trabas para conseguir autorización a las DJAI, debieron resignar ganancias para seguir manteniendo el mercado externo, justo el año en el que inauguraron sus nuevas instalaciones en el Polígono Lagos.

El presidente de la empresa Indiv Argentina, Ing. Raúl Domingguez, sabe que el fuerte de la empresa hoy está en el mix de calidad, funcionamiento y precio que han conseguido en sus productos. “Logramos una buena calidad, un buen funcionamiento y un precio muy competitivo para Argentina y también para exportar. Los vaivenes de exportación están muy ligados a la posibilidad de tener precio. En 2004/2005 exportamos mucho, pero ahora nos cuesta bastante porque estamos compitiendo con un precio cerca de los americanos y los europeos que tienen en algunos productos un renombre mundial”, comentó.

“Esta empresa se basa mucho en la comercialización y después en la producción de una cantidad de equipos muy importantes de producción avícola. Y eso nos dio la posibilidad de ganar gran parte del mercado desde 2003”, agregó Dominguez y también contó que actualmente se encuentran trabajando en el armado de galpones automáticos, llave en mano, con supervisión técnica y puesta en marcha, sin instalación. “Nos preocupamos por el ajuste fino, por eso tenemos supervisión técnica”, explicó.

“Esta difícil exportar, la rentabilidad es poca, de todas maneras, el enfoque nuestro es plenamente exportador, para mantener mercados y para ganar nuevos. Ahora tenemos un técnico que está poniendo en marcha equipamientos en Nigeria, dos en Arabia Saudita y otro en Vietnam”, adelantó el empresario.

Después de transitar por dos instalaciones que no eran propias, en 2007 compraron un predio en el Polígono Lagos primero como inversión pero siempre con la intención de mudarse, hecho que pudieron concretar el año pasado luego de dos años de obras. Ahora, con las instalaciones a pleno, están pensando en meterse en un nuevo nicho de negocio: confort para lácteos y lechería. “Tenemos ya todos los equipos”, dijo Dominguez entusiasmado.

Share Button